Archivo de la categoría: Sobre la educación

El punto de genialidad de “Operación Palace”.

salvados-operacion-palace-530

Soy uno de  los millones de espectadores que vio el domingo el programa de Jordi Évole “Operación Palace”. Y aunque el ruido de las críticas (positivas y negativas) todavía es muy perceptible, creo que estoy en condiciones de formar un juicio sobre el programa.

Vaya por delante que, sin duda, considero que fue un grandísimo programa. Y por varios motivos. En primer lugar porque me pareció algo  distinto. Una apuesta arriesgada por ofrecer algo novedoso entre tanto programa y tanto concurso culinario refrito de otra cadena o simplemente la versión española de un concurso de éxito internacional.

En segundo lugar porque el programa estuvo fue el fruto de un gran trabajo y un gran esfuerzo. Un trabajo bien pensado, realizado de una forma muy profesional y que no engañaba a nadie. Creo que el objetivo de Évole  fue alcanzado satisfactoriamente . Creo sinceramente que cuando has visto un programa, un entrevista o una película y el final, no solo le da la vuelta a todo el contenido, sino que inicia un trabajo de reflexión personal lo convierte en un gran programa, una gran entrevista o una gran película.

Pero lo que me ha dado qué pensar no ha sido la vertiente  creativa o reivindicativa del programa sino una idea que no sé si Jordi Évole ha sido consciente. Si lo ha sido eso aporta más genialidad a su programa. Una vez que finalizó el programa, destapándose todo el sentido del programa me dí cuenta de que lo había logrado la ficción que Jordi Évole es que fuéramos reinterpretando los hechos objetivos (imágenes, expresiones y declaraciones que los que fuimos testigos directos hemos visto repetidas miles de veces) a la luz de la nueva historia que nos iban contando. Y como la cosa iba cuadrando y teniendo sentido, el conjunto era totalmente creíble. Es más, las declaraciones de los protagonistas se vestían con las ropas de la “autoridad” y no dejaban mucho lugar a la duda. Todo resultaba evidente, claro y distinto. Pero ya sabemos que la “evidencia” no es buen criterio para encontrar la verdad.

Ha sido un ejemplo de como los hechos cambian en función de la historia que los cuenta. Siempre he pensado que la Historia es la disciplina más manipulable y sin lugar a duda, la que más puede manipular (sobre todo a estudiantes de secundaria). Mucho más que la Filosofía (que por definición es una actividad racional y crítica que educa en el pensamiento lógico y autónomo). Lo curioso es que esto no sucede solo con con la Historia (a la que a partir de ahora miraré desde cierta relatividad, no relativismo) sino también, y sobre todo, con los datos estadísticos. Los números son objetivos pero la interpretación que se hace de ellos es plenamente subjetiva (y no puede ser nunca objetiva, ni universal ni necesaria). Una viñeta de El Roto decía: cuanto más me fijo en los números, más borrosa veo a la gente).

Una nota curiosa. A la misma hora en la que emitía el debate posterior al programa  de La Sexta, un programa de otra cadena ofrecía otras ficciones sobre lo ocurrido el 23-F pero de estas no se habla, ¿por qué?

En definitiva, no se si esto último se hizo consiente o inconscientemente pero me parece muy bueno y muy aprovechable en la clases de Filosofía (si es que la LOMCE lo permite). Mi  felicitación por un gran programa.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía y Ciudadanía, Haciendo filosofía, Sobre la educación

Una tarea pendiente: los objetivos del milenio. Una webquest

Image

El año 2015 está a la vuelta de la esquina y tenemos, como humanidad, que tener hecho un trabajo para el que nos comprometimos en el año 2000. La siguiente Webquest que he elaborado nos puede servir para reflexionar sobre el tema y conocerlo más y mejor.

Una tarea pendiente: los objetivos del milenio

Deja un comentario

Archivado bajo Ética de 4º, Educación ético-cívica., Educación para la Ciudadanía y los Derechos Huamnos, Sobre la educación

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Sin lugar a dudas el tema de los Derechos Humanos es un tema imprescindible en la educación hoy. Todavía tenéis la suerte de cursar una asignatura dedicada a ellos. Una vez que hemos visto su historia, pasemos a conocerlos. En ellos está inscrita la esencia de lo que llamamos ser humano. Ellos nos presentan el ideal de persona que todos deberíamos perseguir. Y por ideal entiendo aquello que deberíamos perseguir en todo momento, aunque sepamos que nunca se realizará. Es lo que llamamos “utopía”. Es nuestra referencia en el camino, la luz hacia donde nos dirigimos y lo que nos recuerda por qué y por quién trabajamos. Es lo que garantiza que realmente somos iguales y libres. Como dijo Rousseau el origen de todo mal social está en la desigualdad. Por encima de todo, sin duda está el ser humano.

DUDDHH

viajero-javier

Deja un comentario

Archivado bajo Educación para la Ciudadanía y los Derechos Huamnos, Sobre la educación

Gracias Girasola: carta de agradecimiento a toda la comunidad educativa de la Escuela Infantil Los Girasoles de Vallecas.

Sin duda para mi, lo que me da la fuerza para seguir día a día con alegría y fuerza es mi hijo y para él quiero todo lo mejor. Como muchos padres, cuando nació tuvimos las dudas de si dejarlo con los abuelos o dejarlo en una guardería. Al final seguimos este segundo camino. Por circunstancias que no vienen al caso nos vimos obligados a llevarlo a una “guardería” privada. Allí estuvo (ese es el verbo adecuado) dos años.Las circunstancias (económicas, como no)llevaron a  la “guardería” a cerrar. Nos informaron el último día hábil para poder solicitar una guardería pública (detallazo) . No sabría decir muy bien como, pero me encontré un viernes a las tres de la tarde llamando a la puerta de una “guardería” (para mí eso era en ese momento) desconocida pidiéndoles por favor que nos dieran un día para entregar los papeles.

¡Cómo iba yo a saber que se me abrían las puertas de una Escuela Infantil y no de una “guardería”! Nunca dejaré de dar gracias por aquel día y a la persona que nos acogió y nos dio esperanza y confianza. Este pequeño Post es mi forma de agradecer a este centro todo lo que han hecho por nosotros. Ha conseguido que durante este año nos hayamos preguntado: ¿Porqué no lo trajimos aquí antes?

Se trata de una Escuela Infantil donde los medios son eso “medios” porque lo importante es el fin, los niños y niñas que tienen la suerte de aprender en esta escuela. No tienen muchos medios tecnológicos (con su relativo valor) pero un simple tobogán empequeñece a cualquier pizarra digital o a cualquier sección bilingüe. Tiene lo que requiere todo buen centro educativo: muy buenos profesionales que les gusta su trabajo y muchas ganas de trabajar. La Escuela Infantil Los Girasoles representa lo que es una educación pública y de calidad, totalmente independiente y dedicada a lo que se debe dedicar un centro educativo en una sociedad moderna. He tenido la enorme fortuna de que mi hijo lo haya disfrutado.

Pero no sólo ha salido beneficiado mi hijo, también yo. He recordado lo que significa que la educación nos hace más iguales y  más libres (ingredientes imprescindibles para una auténtica sociedad avanzada -humanamente-). No me hizo falta leer el proyecto educativo, salta a la vista nada más entrar (y su aroma te acompaña al salir), y se puede apreciar en cada momento del día y en cada educador (incluido el cocinero). El proyecto educativo se puede leer y verlo en las personas y sus acciones).

En las reuniones no te hablan de competencias ni de logros (numéricos), sino de cooperación y experiencias (que son las que realmente enseñan) que no pueden difícilmente traducibles a cantidades ya que son esencialmente cualitativas.. No nos aburren con todos lo medios de los que disponen o de cuanto cuesta esto o lo otro. Te muestran cada actividad desde el porqué que le da sentido. El centro de la actividad no es el prestigio, ni el ocupar un puesto en un ranking (palabra que no tiene sentido en educación) sino que son los niños y niñas a los que educan. No he visto una institución más transparente que esta Escuela Infantil. Por todo ello GRACIAS.

Por desgracia, la sociedad que estamos construyendo (por acción u omisión) defiende cínicamente otros criterios. Las circunstancias (otra vez ellas) me han llevado a la conformidad y a aceptar un modelo de educación que creo que no es muy educativo (centrado en los medios sobre todo materiales y económicos). En un mundo racional y moderno, para el que la educación fuera realmente un pilar fundamental, la Escuela Infantil Los Girasoles tendría que ser el ejemplo a seguir, es lo más parecido a la Escuela de Barbiana  (modelo que admiro desde hace tiempo) que he encontrado.

En definitiva, GRACIAS (a Cristina, a Carmen, a Inés, a Girasola, etc.). Cuando le cuente a mi hijo su historia, no os olvidaré.

 

El Vicario Saboyano

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sobre la educación

Libertad y autonomía en educación.

Como no podía ser de otra manera, el tema de la educación me preocupa. Pero últimamente más. Tengo la impresión (personal) de que la enseñanza pública no juega en las misma condiciones con la enseñanza privada. Me parece que esta última se está favoreciendo. El gran argumento que se esgrime en favor de la enseñanza privada (concertada o no) es la libertad. Desde luego me parece un buen argumento y desde aquí lo comparto pero con una aclaración.

No podemos negar, en la sociedad actual, el derecho de elegir el tipo de educación que queremos para nuestros hijos. Ni tampoco podemos negar, en una sociedad plural (y tolerante), el derecho a ofrecer un tipo de educación a la sociedad. Pero más allá de la libertad (que nos hace humanos) está la autonomía. Y esto es lo que ofrece la enseñanza público y que no puede ofrecer la enseñanza privada: una educación de y para todos. Por eso me parece que la educación (como la sanidad) es una responsabilidad del Estado que no puede transferir a nadie. Es la única forma ofrecer una enseñanza que no esté mediatizada por ningún interés particular (ideológico, religioso o económico).

Si queremos jóvenes educados en la tolerancia, habrá que ofrecerles una educación plural y como fin en sí misma. Si queremos formar jóvenes inquietos (intelectualmente) y con cierto toque de escepticismo (para que no den nada por sentado), si queremos jóvenes críticos y verdaderamente emprendedores (¿de verdad los queremos?), debemos ofrecer (como profesores) la multiplicidad de caminos y soluciones que existen en el mundo. Para ello, el profesor/a, también debe estar dotado de autonomía, no debe está mediatizado o ofrecer un pensamiento único (el que interesa)

En ocasiones, desde sectores particulares critican algunas asignatura (como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos) porque según ellos fomenta el relativismo. Señores una cosa es el Relativismo (que se puede aceptar o no) como teoría y otra cosa bien distinta es la relatividad como hecho. Debemos aceptar el hecho de que cualquier posición es finita y nunca podrá ser absoluta, es imposible. Sólo así se entiende la tolerancia.

Este escrito no está pensado para eliminar la enseñanza privada (concertada o no) sino para hacer ver y notar que apostar por una educación pública tiene sentido y es el único camino si queremos que la educación sea un fin en sí mismo y no un medio.

El vicario saboyano.

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía, Haciendo filosofía, Sobre la educación

Apologia de la educación pública

 

Lo que estamos viviendo estos días en el mundo educativo creo que no se ha vivido jamás. Llevo trece años siendo profesor y algunos más en tareas educativas. Y tengo que decir que tengo la suerte de dedicarme a lo que me gusta. Yo disfruto dando clase, haciendo actividades, excursiones, etc. Yo a esto no lo llamo “vocación”. La “vocación” es una llamada, y esto implica que hay otro que llama. A mí no me ha llamado nadie, pero cuando voy al instituto por la mañana, voy contento e intento todos los días dar clase con una sonrisa. Y para ser sincero, no me cuesta mucho. Tengo multitud de testigos (mis alumnos). He tenido éxitos y fracasos (no puedo determinarlos ya que la educación es cualitativa no cuantitativa) pero siempre intento mejorar y aprender.

Pero lo que estoy viendo y escuchando estos días me están amargando un poco la vida. Empecemos por lo que más me duele. Escuché no hace mucho (el miércoles) un reproche de parte de una persona que debería defender a los que son sus trabajadores. Según esa persona los profesores de secundaria nos quejábamos por trabajar  sólo 20 horas a la semana. En ese momento me vino a la cabeza una sensación muy desagradable de haber perdido el tiempo (no es la primera vez que tengo esa sensación). ¡Como se puede decir eso! ¡Es poco menos que un insulto!

Las horas de preparación, de calificación, de evaluación, de autoevaluación. Horas de reuniones para nada. Días de formación tirados a la basura. Reuniones con padres a cualquier hora para nada. Alguna noche en vela por los problemas que te plantea algún alumno o por algún fallo, el tiempo empleado en sopesar alguna decisión importante para la vida de los alumnos. Todo este tiempo “vaporizado” (creo que esta expresión de Orwell es la más adecuada en este momento).

Mi único consuelo es el saber que hay alumnos,  alumnas padres y compañeros que saben que eso no es así. Que en este trabajo hay mucho tiempo y mucha vida invertida. Sabemos que hay profesores que incluso trabajan menos (atentos este espécimen habita en todos las plantillas y trabajos). Pero los hay (y muchos) que trabajan más y son un ejemplo.

Por desgracia en la sociedad hay mucha gente y más de uno aplaudirá la mentira. Si es así supongo que lo harán por ignorancia. Quizá no han tenido la oportunidad de haber estado con algún profesor o profesora que les haya marcado en su vida. Es triste.

“La obligación del Soberano y del Estado es la de establecer y sostener aquellas instituciones y obras publicas que, aun siendo ventajosas en sumo grado a toda la sociedad, son, no obstante, de tal naturaleza que la utilidad nunca podría recompensar su costo a un individuo o a un corto numero de ellos, y, por lo mismo, no debe esperarse que estos se aventuren a fundarlas ni a mantenerlas. […]” Estas palabras son de Adam Smith (La riqueza de las naciones. Parte III). Siempre he sido un defensor de la educación pública (como de la sanidad pública, a la que debo el que hoy pueda ver). Parece ser que las ideas liberales también. La educación pública ofrece algo que ni en sueños puede ofrecer una “empresa educativa”: calidad, universalidad y una auténtica labor educativa sin manchas de  interés (no solo económico). Los gobiernos no pueden delegar una responsabilidad como la educación (o la sanidad) a empresas “sin ánimo de lucro” (me suena un poco contradictorio) que hacen auditorías a sus profesores y encuestas de satisfacción a los alumnos. El Estado debe garantizar estos míninos, es su gran responsabilidad.

Pero la “opinión pública” dicta sentencia. Y sin conocer, apartan a la escuela pública, la colocan en un segundo escalón sin ningún tipo de criterio. No encuentro explicación.

Creo que el artículo 1 de nuestra Constitución está en serio peligro. No hablo del Estado de Bienestar sino de “Estado social y democrático de derecho”. Si perdemos la educación (en todos sus sentidos) perdemos el rumbo y entonces si nos encontraremos con un problema.

Pero estamos a tiempo. No se preocupen que seguiré dando clase de la misma forma.

 

 

El vicario saboyano.

1 comentario

Archivado bajo Arte y filosofía, Ética de 4º, Educación ético-cívica., Educación para la Ciudadanía y los Derechos Huamnos, El descubrimiento de Harry, EpC, Estética filosófica, Filosofía, Filosofía y Ciudadanía, FyC, Haciendo filosofía, HªF, Historia de la Filosofía, Inteligencia art., Inteligencia artificial, Lengua y Literatura de 1º ESO, Pedagogía y didáctica, Sobre la educación, Uncategorized

La educación en valores. Una auténtica inversión en la persona.

En tiempos de crisis puede parecer prescindible todo lo que relacionado con valores, virtudes y formación humana. Parece que la primera, la última y todas las demás palabras la tienen los economistas y los que se dedican a menesteres técnicos. Es difícil ver el horizonte entre tanta niebla. Pero lo cierto es que entre tanta discusión “económica” estamos tirando lo que realmente ha sido el logro del hombre occidental: la formación humana. Y sin una sólida base humana, cualquier sociedad que construyamos tiene, inevitablemente sus días contados. Estará a merced de gente cuyo valor principal es el dinero. No conoceremos fines y todo será medio (-cre).

Ciertamente, la solución a la crisis está en el mismo hombre, en su humanidad, en su sociabilidad, en su inteligencia, en sus virtudes, en sus esperanzas, etc.

Debemos plantearnos qué legado vamos a dejar a nuestros hijos. Porque no solo estamos dejando un mundo arruinado económicamente (¿veremos el Parthenon en venta?), estamos acabando con algo con que es imposible comerciar (menos mal): con el ser humano y su educación. La verdadera víctima de la crisis (provocada por otros seres humanos) es el mismo hombre. Un repasito a Rousseau y a Kant no le vendría mal a alguno o alguna.

En educación, por ejemplo, nos ofrecen miles de asignaturas nuevas (por cierto todas relacionadas con la economía) cuando lo fundamental está sin acabar. Me da la impresión de que están comenzando la casa por el tejado. Y así es imposible. La casa se queda sin puertas y en manos de intereses comerciales.

Realmente esto tiene solución, la veo, pero no hay voluntad. Debe ser que la inversión a largo plazo no interesa. Pagaremos por ello. Me conformo con hacer ver a quien lea esto que el ser humano y su educación no es un medio, no es algo cuantitativo sino un fin en sí mismo, algo plenamente cualitativo, fuera del alcance del comercial.

Sirva para ilustrar mi idea la siguiente escena de la película “El club de los emperadores”.

Escena del “El club de los emperadores”

El vicario saboyano

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía, Filosofía y Ciudadanía, Haciendo filosofía, Sobre la educación