Archivo de la etiqueta: Sobre educación

¿Dónde está Sócrates?

 

Son malos tiempos para todo, es la verdad a la que nos enfrentamos todos los días últimamente. Pero pienso que estos tiempo de crisis están haciendo daño a la mentalidad la gente. Estoy percibiendo una peligrosa realidad: estamos tan cansados y tan asustados por la situación que algunos comienza a ver como normal y hasta bueno que se pisotee lo que se tenga que pisotear con tal de salir de la crisis. No voy a entrar en el origen de esta tendencia (que daría para mucho) pero si en el daño educativo que se está infringiendo a los que hoy están en las aulas de los institutos.

El primer signo preocupante es la desaparición de la pedagogía de la educación. Las nuevas leyes de educación no se plantean qué ser humano quiero formar. Me da la impresión que podemos sospecharlo fijándonos en la entrada en escena de las empresas en el mundo educativo. Pienso que entre los fines de la educación no está el ser productivo y por supuesto estos fines no podemos cuantificarlos puesto que son de otra naturaleza (por mucho que los que algunos se empeñen en someterlos bajo la tiranía del número). Eso sí, lo numérico es mas manejable (y más manipulable y mejor vendible). Decir que uno va al instituto a aprender parece que está fuera de lugar. Muchos se conforman con aprobar (al final los resultados corto plazo parecen ser lo que importante).

Otro hecho que me llama poderosamente la atención es la espantosa falta de actitud de diálogo y su sustitución por un dogmatismo nacido de conformarse con la opinión fácil. Escuchar y reflexionar como paso previo al propio pensamiento parece que algunos no tiene sitio. El arte de poder no tener razón no se práctica y así el diálogo es imposible. La consecuencia directa es que algunos oirán hablar del pensamiento crítico y autónomo pero jamás lo practicarán. Pensar por sí mismo comienza a ser una pequeña utopía para muchos.

Dar pasos atrás en el estudio de la humanidades (cultura clásica, latín, historia, filosofía) es un error de tal calibre que pone en duda la formación pedagógica de los que dirigen la educación. Los efectos no tardarán en salir. Mientras lograremos desigualdad también en los institutos y alumnos que dicen auténticas barbaridades quedándose tan tranquilos.

Un anuncio que se oye actualmente en la radio nos cuenta que la “mayéutica” es un término que ya está olvidado. Quizá sea este el origen de todo y necesitamos un nuevo Sócrates. Recuerden la frase de Stuart Mill: “prefiero a Sócrates insatisfecho que a un cerdo satisfecho” o las de Martin Heidegger : “Prefiero ser un Sócrates dubitativo, que un cerdo satisfecho“. Espero volver a los tiempos del auténtico diálogo donde enseñaba y también aprendía (tanto el profesor como el alumno).

Vicario Saboyano

 

Deja un comentario

Archivado bajo Haciendo filosofía

Gracias Girasola: carta de agradecimiento a toda la comunidad educativa de la Escuela Infantil Los Girasoles de Vallecas.

Sin duda para mi, lo que me da la fuerza para seguir día a día con alegría y fuerza es mi hijo y para él quiero todo lo mejor. Como muchos padres, cuando nació tuvimos las dudas de si dejarlo con los abuelos o dejarlo en una guardería. Al final seguimos este segundo camino. Por circunstancias que no vienen al caso nos vimos obligados a llevarlo a una “guardería” privada. Allí estuvo (ese es el verbo adecuado) dos años.Las circunstancias (económicas, como no)llevaron a  la “guardería” a cerrar. Nos informaron el último día hábil para poder solicitar una guardería pública (detallazo) . No sabría decir muy bien como, pero me encontré un viernes a las tres de la tarde llamando a la puerta de una “guardería” (para mí eso era en ese momento) desconocida pidiéndoles por favor que nos dieran un día para entregar los papeles.

¡Cómo iba yo a saber que se me abrían las puertas de una Escuela Infantil y no de una “guardería”! Nunca dejaré de dar gracias por aquel día y a la persona que nos acogió y nos dio esperanza y confianza. Este pequeño Post es mi forma de agradecer a este centro todo lo que han hecho por nosotros. Ha conseguido que durante este año nos hayamos preguntado: ¿Porqué no lo trajimos aquí antes?

Se trata de una Escuela Infantil donde los medios son eso “medios” porque lo importante es el fin, los niños y niñas que tienen la suerte de aprender en esta escuela. No tienen muchos medios tecnológicos (con su relativo valor) pero un simple tobogán empequeñece a cualquier pizarra digital o a cualquier sección bilingüe. Tiene lo que requiere todo buen centro educativo: muy buenos profesionales que les gusta su trabajo y muchas ganas de trabajar. La Escuela Infantil Los Girasoles representa lo que es una educación pública y de calidad, totalmente independiente y dedicada a lo que se debe dedicar un centro educativo en una sociedad moderna. He tenido la enorme fortuna de que mi hijo lo haya disfrutado.

Pero no sólo ha salido beneficiado mi hijo, también yo. He recordado lo que significa que la educación nos hace más iguales y  más libres (ingredientes imprescindibles para una auténtica sociedad avanzada -humanamente-). No me hizo falta leer el proyecto educativo, salta a la vista nada más entrar (y su aroma te acompaña al salir), y se puede apreciar en cada momento del día y en cada educador (incluido el cocinero). El proyecto educativo se puede leer y verlo en las personas y sus acciones).

En las reuniones no te hablan de competencias ni de logros (numéricos), sino de cooperación y experiencias (que son las que realmente enseñan) que no pueden difícilmente traducibles a cantidades ya que son esencialmente cualitativas.. No nos aburren con todos lo medios de los que disponen o de cuanto cuesta esto o lo otro. Te muestran cada actividad desde el porqué que le da sentido. El centro de la actividad no es el prestigio, ni el ocupar un puesto en un ranking (palabra que no tiene sentido en educación) sino que son los niños y niñas a los que educan. No he visto una institución más transparente que esta Escuela Infantil. Por todo ello GRACIAS.

Por desgracia, la sociedad que estamos construyendo (por acción u omisión) defiende cínicamente otros criterios. Las circunstancias (otra vez ellas) me han llevado a la conformidad y a aceptar un modelo de educación que creo que no es muy educativo (centrado en los medios sobre todo materiales y económicos). En un mundo racional y moderno, para el que la educación fuera realmente un pilar fundamental, la Escuela Infantil Los Girasoles tendría que ser el ejemplo a seguir, es lo más parecido a la Escuela de Barbiana  (modelo que admiro desde hace tiempo) que he encontrado.

En definitiva, GRACIAS (a Cristina, a Carmen, a Inés, a Girasola, etc.). Cuando le cuente a mi hijo su historia, no os olvidaré.

 

El Vicario Saboyano

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sobre la educación

Libertad y autonomía en educación.

Como no podía ser de otra manera, el tema de la educación me preocupa. Pero últimamente más. Tengo la impresión (personal) de que la enseñanza pública no juega en las misma condiciones con la enseñanza privada. Me parece que esta última se está favoreciendo. El gran argumento que se esgrime en favor de la enseñanza privada (concertada o no) es la libertad. Desde luego me parece un buen argumento y desde aquí lo comparto pero con una aclaración.

No podemos negar, en la sociedad actual, el derecho de elegir el tipo de educación que queremos para nuestros hijos. Ni tampoco podemos negar, en una sociedad plural (y tolerante), el derecho a ofrecer un tipo de educación a la sociedad. Pero más allá de la libertad (que nos hace humanos) está la autonomía. Y esto es lo que ofrece la enseñanza público y que no puede ofrecer la enseñanza privada: una educación de y para todos. Por eso me parece que la educación (como la sanidad) es una responsabilidad del Estado que no puede transferir a nadie. Es la única forma ofrecer una enseñanza que no esté mediatizada por ningún interés particular (ideológico, religioso o económico).

Si queremos jóvenes educados en la tolerancia, habrá que ofrecerles una educación plural y como fin en sí misma. Si queremos formar jóvenes inquietos (intelectualmente) y con cierto toque de escepticismo (para que no den nada por sentado), si queremos jóvenes críticos y verdaderamente emprendedores (¿de verdad los queremos?), debemos ofrecer (como profesores) la multiplicidad de caminos y soluciones que existen en el mundo. Para ello, el profesor/a, también debe estar dotado de autonomía, no debe está mediatizado o ofrecer un pensamiento único (el que interesa)

En ocasiones, desde sectores particulares critican algunas asignatura (como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos) porque según ellos fomenta el relativismo. Señores una cosa es el Relativismo (que se puede aceptar o no) como teoría y otra cosa bien distinta es la relatividad como hecho. Debemos aceptar el hecho de que cualquier posición es finita y nunca podrá ser absoluta, es imposible. Sólo así se entiende la tolerancia.

Este escrito no está pensado para eliminar la enseñanza privada (concertada o no) sino para hacer ver y notar que apostar por una educación pública tiene sentido y es el único camino si queremos que la educación sea un fin en sí mismo y no un medio.

El vicario saboyano.

Deja un comentario

Archivado bajo Filosofía, Haciendo filosofía, Sobre la educación